Las familias pueden llevar a cabo exitosos casos de emprendimiento pero también sonoros fracasos empresariales. Los consultores Enrique y Yohana Mendoza explican algunas de las claves para su supervivencia y crecimiento.

Profesionalizar a una empresa familiar implica mucho más que seguir ciertas prácticas de buen gobierno corporativo y es un proceso que puede tomar años. Según Yohana y Enrique Mendoza, especialistas en asesorar a este tipo de empresas, es un cambio que implica, entre otras cosas, una transformación cultural, sin la cual las compañías no pueden saltar al siguiente nivel.

Leer más aquí: https://repositorioacademico.upc.edu.pe/bitstream/handle/10757/620994/ENT+Enrique+y+Yohana+Mendoza.pdf?sequence=1

Fuente: América económica Perú

A %d blogueros les gusta esto: