Balance y medidas a tomar para luchar contra el coronavirus

Han trascurrido 68 días desde que se decretó el estado de emergencia y el aislamiento social obligatorio en todo el país con la finalidad de mitigar el avance del coronavirus. El gobierno ha decidido ampliar hasta el 30 de junio, sin embargo, las medidas dictadas por el gobierno para controlar este virus no han logrado alcanzar los resultados esperados y, al contrario, se ha dado un aumento de casos positivos de manera incontenible afectando tanto la ciudad capital y el interior del país.

Según el reporte del Ministerio de Salud, al presente el número de infectados llegó a los 119,959 y aumentó a 3,456 la cifra de fallecidos. Impensable que pudiéramos llegar a este nivel de contagio. ¿en qué estamos errando? ¿por qué las medidas del gobierno no son tan eficaces? ¿es responsable la población por no acatar las medidas? ¿se justifica que se siga extendiendo el estado emergencia?

Al respecto, cada uno de nosotros puede sacar sus propias conclusiones. Lo cierto es que esta es una realidad dramática de la situación humanitaria y del colapso al que hemos llegado de los servicios de asistencias sanitaria. El desborde ocurrido de pacientes contagiados y las limitaciones materiales encontradas dentro de los hospitales, ha afectado a muchas personas por falta de una atención adecuada desde el momento que ingresan los hospitales hasta la gravedad de su salud. Esto con el consecuente no retorno a sus hogares, puesto que fallecen bajo estas condiciones difíciles.

En este nuevo escenario, en los próximos días, el gobierno deberá replantear una nueva estrategia sanitaria que permita combatir al coronavirus de manera eficaz involucrando con mayor intensidad a los diferentes subniveles de gobierno -regional y local-, ministerios, colegios médicos y expertos, de tal manera que exista una mayor articulación efectiva entre ellas y que permita mitigar el avance del COVID-19.

Es tiempo de corregir lo que no funcionó bien. Esta estrategia deberá centrarse en proteger a los grupos más vulnerables, en intervenir drásticamente aquellos lugares de propagación como los mercados, los cuales deben permanecer cerrados temporalmente. El Estado no debe abdicar en la atención de las personas adultas, debe protegerlas al máximo, debe ayudar a las personas que vienen siendo afectadas económicamente a los cuales no ha logrado llegar la ayuda. Estamos en tiempo de crisis y todos debemos redoblar esfuerzos, de lo contrario, seguirá aumentado la cantidad de contagiados y de muertos en el país.

Por otro lado, ante el colapso de la infraestructura hospitalaria, se ha sumado el reclamo del personal médico y de enfermeras por no recibir apoyo del gobierno central, pese a que son los héroes en primera línea y están dando sus vidas por salvar la de sus pacientes y luchando contra este “enemigo invisible” despiadado y letal.

Es así que todos debemos contribuir a vencerlo, poniendo en práctica todas las recomendaciones de higiene y distanciamiento social dada por la Organización Mundial de la Salud. Son tiempos de solidaridad, de prevención, de calma y de reflexión en nuestras vidas en sociedad.

Fernando Valverde Caman
Docente universitario de la asignatura de Derechos Fundamentales